Clamor contra el mercado negro de citas para renovar los permisos de migrantes


Foto: Colas habituales. Personas esperando su turno en las dependencias de la brigada provincial de extranjería de la rambla Guipúscoa (Ana Jiménez)

La Vanguardia 19/10/20

ROSA M. BOSCH, BARCELONA 19/10/2020 01:47 | Actualizado a 19/10/2020 07:04

A Aicha, de Argelia, le caducó su TIE (tarjeta de identidad de extranjero) el 24 de mayo y cuando finalizó el estado de alarma se dispuso a buscar una cita previa para la toma de huellas y poder renovar la documentación. Tarea imposible. Aicha, que vive en el barrio de Sant Andreu, se sentaba cada mañana, cada vez más pronto, incluso de madrugada, delante del ordenador para conseguir a través de la página oficial día y hora en alguna comisaría de la provincia de Barcelona. Misión imposible. El colapso del sistema y la emisión de citas previas con cuentagotas ha alimentado una suerte de mercado negro al que ha tenido que recurrir Aicha. “Un paisano me dio un número de teléfono. Me contestó una persona que me pidió 60 euros por la cita. Y la semana pasada logré renovar los papeles”, explica esta mujer, que como tantos otros emigrantes se ha visto obligada a recurrir a la compra clandestina de un servicio que es gratuito.

Oenegés, el Col·legi d’Advocats de Barcelona y sindicatos han reclamado reiteradamente al Ministerio del Interior y a Delegación del Gobierno en Barcelona que solucione de una vez el grave colapso de las comisarías en los trámites que deben culminar las personas extranjeras para renovar los permisos de residencia y otros documentos. De un lado urgen a que se ponga más personal para dar respuesta a estos ciudadanos y de otro, que se acabe con el mercado negro de citas, que el sistema sea más transparente y accesible a los ciudadanos de otros países que necesitan finalizar estos trámites, tener los papeles al día para poder abrir una cuenta bancaria, renovar un contrato de trabajo o recibir una prestación. Pero de momento, son demasiados los que deben pagar un peaje, sumas cada vez más elevadas a oscuros intermediarios. Desde locutorios hasta supuestos abogados que se anuncian en internet o plataformas de compra y venta de productos mercadean con las citas. Barcelona Madrid son las ciudades más afectadas por la saturación de las comisarías. El Defensor del Pueblo y el Consejo General de la Abogacía también han exigido a Interior que ponga más recursos para solucionar el problema.

“Este es un tema de derechos humanos”, subraya Carmen Valenzuela, responsable del área de Extranjería del Col·legi de l’Advocacia de Barcelona. De derechos humanos y de igualdad de oportunidades pues tal como indica Carles Bertran, director del Centre d’Informació per a Treballadors Estrangers (CITE) de CC.OO., hay una “clara discriminación” respecto a los ciudadanos españoles que pueden gestionar sin tales dilaciones y sin pasar por estas dudosas cajas su DNI.

“La gente está desesperada, llevan meses intentando conseguir cita, la situación de colapso ya viene de mucho antes del estado de alarma, del 2017, y ahora se ha agravado. Antes, funcionaba mejor, cuando te notificaban que se había resuelto favorablemente el trámite solicitado, en dos o tres semanas sabías que tendrías hora para que te sacarán las huellas digitales y obtener la tarjeta TIE”, explica Elisabet Ureña, responsable del programa de Migración de Càritas Barcelona. Ureña cuenta que con anterioridad Càritas ayudaba a los inmigrantes a conseguir telemáticamente cita, ya que normalmente era el lunes por la mañana cuando la policía las subía al sistema. Ahora Càritas, Migra Studium y otras organizaciones dedicadas a la atención de personas vulnerables afirman que para ellos es imposible saber qué días, a qué horas y cuántas citas saldrán. Se trata de una información privilegiada que puede ser muy lucrativa. Ni Càritas ni Migra Studium disponen de recursos para destinar a personal que se conecte las 24 horas del día a internet con el objetivo de arañar alguna cita. También la federación ECAS (Entitats Catalanas d’Acció Social) se ha sumado a estas denuncias.

La reivindicación

Más personal en las comisarías y un sistema más transparente y accesible

Los migrantes que tras horas y horas delante del ordenador no logran cita se ven obligados a comprarla donde sea. El boca a boca es lo que mejor funciona. Una vecina de origen filipino del Raval pendiente de la reagrupación familiar está esperando que un locutorio de su barrio le proporcione la preciada “mercancía”. Los precios suben, es la ley de la oferta y la demanda. De los 20, 30 o 50 euros se ha pasado a los 100 e incluso a 150 o 200, apunta Ureña. “La gente que nos llega nos dice que no puede asumir estas cantidades, además en algunos casos se trata de renovar la documentación de toda la familia con lo que la factura se multiplica por tres o incluso por cuatro”, añade.

Càritas, Migra Studium o el Col·legi de l’Advocacia apuntan soluciones para aliviar el colapso y dar salida a miles de personas extranjeras atrapadas por este bloqueo. De un lado proponen que una vez se notifica al interesado que se ha aprobado su solicitud ya se le convoque automáticamente para realizar los trámites presenciales, la toma de huellas, y que una vez en la comisaría se le dé día y hora para recoger la TIE o el documento requerido. Ahora deben pedir cita dos veces, para las huellas y para ir a recoger la tarjeta. Asimismo, Ureña y Valenzuela reclaman que el resguardo que verifica que la solicitud presentada está aprobada tenga validez mientras no se disponga de la TIE a la hora de abrir una cuenta bancaria o de realizar cualquier trámite.

José Javier Ordóñez, abogado de Migra Studium, urge a que “se habiliten más citas, el mismo número que resoluciones favorables, para evitar el mercado negro” y lamenta “la falta de voluntad política para ser más transparentes y solucionar el problema”.

Desde Interior responden que en las dos últimas semanas la media de tarjetas expedidas en Barcelona es de 440 diarias, pero no concretan cuántas resoluciones se han aprobado positivamente para poder saber qué porcentaje de estas son atendidas. Y sobre la venta de citas indican que quien tenga conocimiento de tal mercadeo que lo denuncie para abrir una investigación.

El mercadeo

Desde locutorios hasta plataformas de compra y venta de productos ofrecen citas

El asunto que es urgente resolver es cómo es posible que unas personas accedan a las citas para luego venderlas y para otras sea imposible. Con mucha prudencia, Ureña señala que existe la sospecha de que hay gente que tiene información confidencial sobre en qué momento salen las citas, al margen de que haya locutorios con personal dedicado exclusivamente a conseguirlas.

Existe el temor es que el colapso sea aún mayor a finales de diciembre cuando acabe la prórroga que se decretó en los trámites de Extranjería por el estado de alarma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .