Vitoria, más mestiza que nunca


JUAN CARLOS BERDONCES | VITORIA.
EL CORREO (ALAVA)

El perfil del inmigrante es un hombre de 30 años, de origen sudamericano o magrebí, con estudios primarios o secundarios y que vive en el Casco Viejo o en Coronación

Uno de cada diez habitantes de la ciudad es extranjero, la proporción más alta de las tres capitales vascas.

Mestiza, integradora, acogedora. Son tres adjetivos que califican a la Vitoria actual, que describen cómo se posiciona ante la inmigración, un fenómeno creciente en los últimos tiempos en nuestra ciudad, convertida en un crisol de culturas, de idiomas, de historias y vivencias humanas de muy distinto origen, al fin y al cabo. Uno de cada diez habitantes ha nacido en el extranjero, la mayor proporción de las tres capitales vascas -en Bilbao el 8% de la población es foránea y en San Sebastián, el 6%- y por encima de la media del conjunto de Euskadi (6,4%). Son 24.237 en un censo que ya ha rebasado los 240.000 residentes.

Una persona joven, de apenas 30 años, preferentemente hombre, procedente sobre todo de Sudamérica o del Magreb, con estudios primarios o secundarios en su mayoría y que llegó a Vitoria hace, como mucho, diez años es el inmigrante tipo. «Pero la realidad cada vez es más cambiante», explica Luis Mendizábal, sociólogo del Ayuntamiento y conocedor de la materia.

La población extranjera en la ciudad, con datos recientes en la mano, se divide en 13.484 hombres y 10.753 mujeres. Las grandes diferencias de vida y cultura entre continentes y países marcan importantes diferencias por sexo y el masculino, según la nacionalidad, tiene más oportunidades o facilidades para encontrar un trabajo, al fin y al cabo el motivo del éxodo.

Esta diferencia se aprecia más en los países magrebíes y africanos que en los de América de Sur. Así, el censo de marroquíes, el mayoritario entre los inmigrantes (3.760, un 15,5% del total), contempla 2.370 hombres y 1.390 mujeres. En la población argelina, tercera en número en Vitoria, también se aprecia un desequilibrio similar (1.464 hombres y 707 mujeres).

El trabajo, una preocupación

«Pero en otras nacionalidades no hay tanta distancia, al contrario», apunta Mendizábal. De hecho, la estadística de ciudadanos de Colombia refleja 1.351 hombres por 1.638 mujeres; este hecho también se da en otras poblaciones sudamericanas como la brasileña, la paraguaya o la ecuatoriana. «Ellas iniciaron la aventura primero porque encontraban pronto trabajo en las casas -en labores de limpieza o de cuidado de personas mayores o niños-», razona Jhon Fredy Hernández, presidente de la Asociación Colombia-Euskadi.

El trabajo, precisamente, es una de las preocupaciones de los extranjeros. El paro les está golpeando con fuerza. «Muchos se dedican a la construcción y todos sabemos que por ahí empezó la crisis», incide el sociólogo municipal. Hernández, en este sentido, añade que «hay menos ofertas y sí es verdad que casi todas las familias tienen a algún miembro en el paro. Pero por suerte otros sí trabajan y se puede salir adelante».

Además de la construcción, la hostelería también emplea a un importante número de ciudadanos inmigrantes afincados en Vitoria. De hecho, dos centenares de extranjeros regentan empresas o negocios de los dos citados sectores; en total, más de 500 figuran como titulares de actividades económicas en la capital. Marroquíes, colombianos, portugueses y chinos son los más ‘emprendedores’.

Mientras que la población inmigrante con más estudios es la norteamericana. Más del 40% de los 200 ciudadanos tiene una carrera universitaria -un hecho puntual porque estudios superiores a los secundarios solo los pueden acreditar apenas un 8% de los más de 24.000 extranjeros-. En el otro extremo, más del 75% tanto de africanos como de magrebíes cuenta con estudios primarios o menos.

Los extranjeros que residen en Vitoria se encuentran, en su gran mayoría, en edad laboral -la media ronda los 30 años-; más de 20.000 de los 24.237 tienen entre 15 y 64 años. Esa cifra supone el 82,5%, cuando en el conjunto de la población ese porcentaje se reduce a menos de un 69%. Conclusión: la capital alavesa tiene un censo más envejecido en su totalidad (un 18% por encima de 65 años) que parcialmente el colectivo inmigrante (apenas un 1%).

La mayor proporción de hombres extranjeros es más evidente entre 25 y 39 años, pero a partir de los 50 la estadística de edad, por sexos, no solo se iguala sino que incluso el número de mujeres es superior. Unos y otras llevan en nuestra ciudad, mayoritariamente, desde el ejercicio 2000.

ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

¿Dónde viven?

Entre los 24.237 ciudadanos nacidos en el exterior, hay representación de «más de cien nacionalidades», asegura Luis Mendizábal sin miedo a equivocarse. Desde las citadas como ‘mayoritarias’ -Marruecos, Colombia, Argelia, Portugal, Rumanía, Brasil o Pakistán- hasta otras como Croacia, Bangladesh o Túnez, países representados por una decena de personas.

Fijar en el plano dónde viven unos y otros es más complicado, también para el sociólogo del Consistorio: «Nunca habrá una Chinatown en Vitoria».

Pero sí es evidente que la población de un país o un origen concreto se agrupa en un determinado barrio. El ejemplo más claro puede ser el del Casco Viejo; un 20% de los magrebíes y un 13% de los africanos habitan en esos pisos. Una tendencia, sin embargo, que parece ir a la baja, «porque poco a poco también se van moviendo a los barrios nuevos» como pueden ser Zabalgana y Salburua, que concentran importantes promociones de viviendas de protección oficial.

«Los alquileres son más bajos y mucha gente cuando viene busca esas zonas» de precios asequibles, explica Sabah El Khobri, coordinadora de actividades de la asociación de marroquíes Al Indimay. Mendizábal aporta otras argumentaciones como que algunas mezquitas se encuentran en el Casco Viejo -estas personas del Magreb y el resto de África siguen en Vitoria la doctrina del Islam- y también que «muchos de estos ciudadanos han cogido algún negocio en la zona y prefieren vivir cerca de él».

3 extranjeros por vivienda

El Casco Viejo es, precisamente, el barrio de la capital con un porcentaje más elevado de población inmigrante, el 22% (más de 2.100 de casi 9.600). Aunque en términos absolutos está por encima Coronación, que concentra a 2.149 inmigrantes, el 16,6% de un censo total en la zona de 12.891. El colectivo chino, cada vez más emergente y presente en Vitoria, se asienta sobre todo en este barrio; lo hace uno de cada cinco y hay más de 650 ciudadanos de la República Popular.

Arana, Judimendi, El Pilar también tienen un porcentaje de extranjeros cercano o superior al 15%. De hecho, El Pilar es el sexto barrio vitoriano con más número de personas nacidas en el exterior (1.442). Después de Coronación y Casco Viejo aparecen Arriaga-Lakua, Sansomendi y Zaramaga. En el otro extremo de la estadística, San Martín y Mendizorroza apenas tienen un 4% de población inmigrante -210 y 514 respectivamente-.

El número de personas extranjeras por vivienda también es superior a la media, que está en 2,5 en el conjunto de Vitoria. Casi tres ciudadanos inmigrantes ocupan cada piso en la capital. «Existe mayor concentración, sobre todo en los primeros meses de estancia de una persona aquí. Llegan a casas de familiares o amigos y al principio se asientan ahí», concluye el sociólogo. En un ciudad que cada vez es más mestiza.

«La integración cada vez es mejor»

«Es una ciudad agradable. Estamos a gusto y perfectamente asentados». Es lo que piensa de Vitoria y lo que siente Jhon Fredy Hernández, presidente de la Asociación Colombia-Euskadi, uno de los cincuenta colectivos de inmigrantes afincados en la capital, el mismo número, prácticamente, que de asociaciones de vecinos, lo que refleja la integración de los extranjeros, «que cada vez es mejor», añade.

Entre sus compatriotas, la mayoría lleva «más de cinco años. La gente se ha asentado bien. Casi todos los que han venido a Vitoria se han quedado e incluso han arrastrado a otros amigos o familiares que habían elegido otra ciudad y les ha ido peor», plantea.
De las regiones del Valle del Cauca -cuya capital es Cali- y de Tolima -Ibagué- proceden la mayor parte de los colombianos que residen en la capital. «Vivimos en diferentes zonas de Vitoria, no hay una común por encima del resto», apunta Hernández.
La población marroquí es la más numerosa. Sabah El Khobri figura en una de las asociaciones que tiene el colectivo, coordina las actividades para mujeres en Al Indimay. «Llevo en Vitoria nueve años y considero que en los últimos parece que nos integramos mejor», reconoce.
Tiempos difíciles
Ella, como casi todos los inmigrantes, llegó en busca de mejores condiciones «y parece que poco a poco las vamos consiguiendo. En esta ciudad estamos logrando tener más oportunidades para todo, pero no es fácil», dice.
En este sentido, Luis Mendizábal, sociólogo del Ayuntamiento, admite que «los últimos tiempos no están siendo sencillos», debido a la crisis económica, «para los extranjeros». Pronostica, incluso, un descenso en el número de llegadas, «vendrán menos de los que se irán. Pero es que las previsiones ya dicen que Europa no crecerá en los próximos años».
Uno de los colectivos europeos más abundante en Vitoria es el rumano -proceden, sobre todo, de Bucarest y Timisoara-, junto con el portugués. Alexandru Egres preside la Asociación de Ciudadanos Vasco Rumanos ‘El Mar Negro’. Hace cinco años que llegó y ya estoy plenamente integrado». Acostumbrado a la vida de la ciudad, sí hace algún reproche, la «dificultad» para acceder a las ayudas sociales institucionales. En cambio, los colombianos aseguran que «si nos están llegando».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s